Música del Paraíso del maestro Joaquín Orellana

El maestro Joaquín Orellana deleitó a un público muy atento y agradecido la noche del viernes recién pasado, con un concierto en el que presentó su obra Ante-Par III (Antes del Paraíso III). El recital, que se presentó en la sala del Conservatorio Nacional de Música, contó con la participación del Coro Municipal de Jóvenes, el Coro Victoria, el Coro Nacional y la Orquesta Juvenil Municipal.

La puesta en escena marcó el inicio del Año Joaquín Orellana, en homenaje del maestro de la música. El reconocido músico Paulo Alvarado dijo las palabras inaugurales, al expresar que la finalidad del Año Orellana es hacer conciencia sobre el valor de las composiciones del maestro.

Después habló Léster Godínez, Director General de las Artes, quien expuso que Orellana trabaja en una composición dedicada al Oxlajuj B'aktun, que tendrá el nombre de "El Quinto Sol", y que se estrenará a finales de este año.

Las primeras piezas del concierto estuvieron a cargo del Coro Municipal de Jóvenes, que interpretaron el tema Balada de la Migrante Muerta en Camino, una composición sobre una mujer que muere por deshidratación en el desierto, en busca del sueño americano. También fueron parte del repertorio Deveritas ¡Ay!, un son con toques tradicionales con mucho ritmo y alegría; y la interpretaron Émulo Lipolidón, un homenaje a Miguel Ángel Asturias, una sátira musical que parte de un ritmo verbal con un espíritu afro.

El Coro Victoria, cuyos integrantes lucieron sobrios trajes negros, presentaron las obras Tanajunárin, Réquiem de Cuna, Canto de Asedio y Elegía. La participación de este coro, dirigido por el maestro Julio Santos, puso en alto las magnas composiciones del maestro Orellana.

Los músicos presentaron las piezas con un juego de movimientos y actuación que se ganó la ovación del público. Réquiem de Cuna y Cantos de Asedio forman parte del teatro-ópera En Los Cerros de Ilom, historia de Josefa Agiataz, una mujer indígena de Quiché quien pierde a su padre y a su esposo durante el conflicto armado.

En la segunda parte del recital participó la Orquesta Juvenil Municipal, dirigida por Orellana. Los músicos interpretaron dos piezas: El paso secreto y Ante-Par III. La primera, un tema lleno de melancolía y angustia; una lucha en medio del terror. Los jóvenes integrantes se mostraron nerviosos al principio de este tema, pero luego se relajaron, ante las indicaciones del compositor, quien nunca dejó de irradiar energía.

La segunda obra fue el estreno esperado Ante-Par III, compuesta en 1980, un homenaje a Dante Alighieri y a su obra La Divina Comedia. En esta interpretación participaron la soprano Gabriela Mazariegos, el Coro Nacional y la orquesta. En esta pieza se presentaron variados tonos musicales, algunos dulces y suaves, que van en “ascensión hasta la apoteosis coral”, como lo expresó el mismo compositor.

Al finalizar, el público aplaudió de pie por más de 10 minutos. El maestro agradeció la ovación con una expresión de alegría en el rostro y besos hacia los asistentes. “Quedé muy satisfecho con la respuesta de los jóvenes”, dijo Orellana a Prensa Libre, al concluir el concierto.

El músico Óscar Conde expresó: “Se hace un gran esfuerzo para mostrar el trabajo del maestro, que tiene un gran talento para componer distintos géneros dentro de la música seria. Me impactó mucho el trabajo del Coro Victoria, y las obras fueron excepcionales. Fue un concierto sensacional”.

José Miranda, espectador, expresó: “Fue una presentación excelente, muy pocas veces se puede ver algo así. Qué bien que están reconociendo a Joaquín Orellana en vida”.

Más actividades

Durante todo el año se efectuarán actividades sobre el maestro Orellana. En marzo, en la Universidad del Valle de Guatemala, se presentará un conversatorio acerca de la obra del compositor. En abril habrá una selección de obras corales. En mayo será El Violín Valsante, y en junio, el estreno de Sacratávica.

0 comentarios: